El ex presidente, Mauricio Macri, no ocultó su enojo por la captura de pantalla que trascendió ayer de un Zoom con los principales dirigentes de Juntos por el Cambio en la que se lo ve en la cama y con cara de dormido. La reunión fue al mediodía. Como era de esperar, la imagen generó burlas y chistes y volvió sobre la idea de que al ex mandatario no le gusta trabajar. 

Según publicaron medios cercanos a Macri, en el entorno del ex mandatario recurrieron a "expertos en Zoom" para analizar la captura y poder determinar quién fue quien filtró la foto que en minutos explotó en las redes sociales. Había solo 12 dirigentes en la reunión, entre ellos, Mario Negri, Patricia Bullrich y Martín Lousteau, entre otros. 

Cerca de Macri, miran con recelo a Bullrich, quien parece haber empeorado su vínculo con quien era su jefe político hasta hace semanas. En la intimidad, Bullrich suele mofarse del ex mandatario y uno de los dardos elegidos tiene que ver con su falta de vocación de trabajo. "No se puede ser el jefe de la oposición, si estás conectado una hora por día", suele reprochar Bullrich, quien es hiperactiva.  

En segundo lugar, las miradas apuntan al radicalismo. Muchos en la UCR sostienen que la foto fue filtrada por el destrato habitual de Macri hacia ese sector. ¿Participar de una reunión tan importante para la UCR desde la cama? Macri no se interesó en ocultar que estaba semidormido o junto a Juliana Awada en la cama, como forma de menospreciar el encuentro. Alguien se lo quiso hacer pagar.