La embajada argentina en Brasil que comanda Daniel Scioli, intervino luego del escándalo que provocó la serie de polémicos fallos que terminó con la eliminación de Boca Juniors por los octavos de final de la Copa Libertadores ante el Atlético Mineiro de Brasil. El partido terminó con enfrentamientos entre los jugadores de ambos equipos y miembros de la comitiva xeneize reprimidos por la Policía de Brasil. 

Según un comunicado de la embajada argentina en Brasil, apenas iniciados los incidentes en el estadio de Atlético Mineiro, el embajador Daniel Scioli solicitó al cónsul argentino en Belo Horizonte, Santiago Muñoz, que se pusiera a disposición de la delegación deportiva argentina, para colaborar con asistencia legal y consular, y consignó que los integrantes del equipo regresarán a la Argentina esta tarde.

"Apenas comenzaron los incidentes que se desarrollaron en el estadio de Atlético Mineiro luego del partido con Boca Juniors, el embajador Daniel Scioli solicitó al cónsul argentino en Belo Horizonte, Santiago Muñoz, que se pusiera a disposición de la delegación de Boca para colaborar con asistencia legal y consular ", dijo un comunicado de la embajada argentina. 

"El cónsul Muñoz arribó al estadio poco después de terminado el partido, mientras que la embajada estaba en contacto con la dirigencia de Boca Juniors", Dijo Scioli.

Se realizó la asistencia y acompañamiento consular a la comitiva del club, luego del encuentro, ante una Delegación policial ", continuó el comunicado. En tanto, indicó, "se espera que los integrantes del equipo retornen al país en horas de la tarde".

Escándalo por la eliminación de Boca de la Copa Libertadores: tras los incidentes intervino la embajada argentina

Los incidentes se registraron anoche en la zona de vestuarios del estadio Mineirao, de Belo Horizonte, entre la Policía local, que lanzó gases lacrimógenos, y los jugadores de Boca Juniors, luego de finalizado el partido en que el conjunto de la Ribera quedó eliminado de la Copa Libertadores por penales (3-1) por el conjunto brasileño, en un partido marcado por el VAR, que perjudicó al equipo argentino. 

A través de las cadenas televisivas y en las redes sociales se pudo ver cómo varios integrantes del plantel lanzaban objetos contra los policías en respuesta a la agresión y cómo algunos jugadores exhibían los efectos de los gases.

"Los incidentes se iniciaron porque un delegado de Conmebol denunció una agresión y después se debieron utilizar los gases lacrimógenos para disuadir la situación", justificó lo sucedido el miembro de las fuerzas de seguridad locales, Santiago Mayor, informó InfoNews. 

Ese comienzo de los disturbios se produjo cuando los futbolistas fueron a los pasillos del vestuario a reclamarle al árbitro uruguayo, Esteban Ostojich, quien a instancias del VAR anuló un gol legítimo de Marcelo Weingandt a los 17 minutos del segundo tiempo, y luego la policía comenzó a lanzar gases hacia la zona del ingreso del vestuario visitante.