La presidenta de PRO, Patricia Bullrich, y un grupo de sus allegados, fueron escrachados en el hotel Cacique Incayal de Bariloche, por parte de un grupo de manifestantes que repudió su visita a esa ciudad patagónica, donde la dirigente se encuentra realizando una visita con motivos partidarios.

Entre los que manifestaron, se encontraba Sergio Maldonado, el hermano de Santiago, el joven asesinado en 2017 durante una protesta reprimida por efectivos de la Gendarmería Nacional. La por entonces ministra de Seguridad había respaldado el accionar de esa fuerza y se negó enfáticamente a asumir responsabilidades en el homicidio del joven.

Su nombre también quedó inmerso en otro caso resonante: la muerte de Rafael Nahuel, asesinado al recibir un disparo de Gendarmeria durante una protesta en Villa Mascardi.

Durante el acto de repudio, el diputado nacional Waldo Wolff, que integra la comitiva, discutió de forma violenta con algunos de  los participantes de la protesta.

"¿A mí me decís violento? ¡Mataron a mi hermano!", se quejó Maldonado. "Ustedes mataron al hermano de él, criminales de mierda", protestaron otros. Wolff, por su parte sólo respondió:"Sos un antisemita y un violento", argumento falso y que no venía al caso.

Finalmente, después de unos instantes de tensión, Bullrich y sus acompañantes pudieron salir del hotel.

La ex ministra de Mauricio Macri aprovechó su viaje al Sur para presentar su libro “Guerra sin cuartel: Terminar con la inseguridad en la Argentina”, además de reunirse con dirigentes de Juntos por el Cambio de las provincias de Río Negro y Neuquén.