Así lo aseguraron Nicole Becker y Eyal Weintraub, fundadores de Jóvenes por el Clima Argentina, en un artículo públicado en Infobae. Las gestiones del macrismo le privaron a los porteños de más de 200 espacios públicos del tamaño de Plaza de Mayo. 

"Mientras que nuestros padres crecieron juntándose en plazas, desde nuestros ocho años hasta la actualidad, se vendieron en la Ciudad de Buenos Aires 473 hectáreas de espacios públicos, equivalente a 263 veces la Plaza de Mayo. De esas hectáreas, 150 estaban destinadas a ser espacios verdes", resumieron Becker y Weintraub. 

Increíblemente, las gestiones amarillas prefirieron destinar esos espacios para los negocios inmobiliarios. Es decir, negocios para pocos y perjuicios para tres millones de porteños. 

"Definitivamente los espacios verdes cumplen una función recreativa y de ocio pero además, tienen un rol ecosistémico clave para el desarrollo de vidas saludables en nuestras ciudades", insistieron los autores. CABA es mientras tanto una de las capitales del mundo con menos metros cuadrados de espacios verdes por habitante.