Era esperable: desde el macrismo salieron a cruzar a Elisa Carrió, quien sorprendió a todos al decidir apoyar al candidato del Gobierno a la Procuración, el juez Daniel Rafecas. "No coincido con Carrió respecto de la postura sobre Rafecas", disparó este miércoles el exsenador nacional Federico Pinedo.

"Rafecas no me parece que genere confianza en los argentinos", agregó el dirigente de JxC, quien sustentó su postura en que Rafecas "ha tomado muchas decisiones polémicas".

Nadie entiende qué buscó Carrió con su insólita decisión de acompañar al oficialismo. Insólita porque la exdiputada suele ver corrupción y búsqueda de impunidad en todo lo que hace el peronismo gobernante. 

La actitud de la polémica exlegisladora alimentó todo tipo de interrogantes: ¿Está enojada Carrió con el macrismo? ¿Tiene que ver con su enojo con Macri por haber vuelto al ruedo y alimentar una interna con Horacio Rodríguez Larreta? ¿Carrió apuesta al Jefe de Gobierno porteño como opción a futuro?