El ex jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el Gobierno macrista, Gustavo Arribas, prestó hoy declaración indagatoria en la causa en la que se investigan supuestas maniobras de espionaje ilegal sobre el Instituto Patria y el domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en 2018.

Arribas no es cualquier funcionario: es íntimo amigo de Mauricio Macri y tuvo (¿tiene?) muchos negocios en común con el ex mandatario. Lo que supuestamente hacía Arribas: ¿Podía no saberlo Macri?

El ex funcionario del Gobierno de Mauricio Macri se retiró del juzgado federal 2 de Lomas de Zamora cerca de las 13.30 acompañado por su abogado Alejandro Pérez Chada que, al ser abordado por los periodistas que se encontraban allí, sostuvo que su defendido prestó una declaración "muy amplia".

Arribas llegó a las 8.40 al juzgado de Lomas, adonde ingresó sin realizar declaraciones a los periodistas que lo aguardaban en el ingreso. Ayer había sido el turno de la ex número dos de la AFI, Silvia Majdalani, convocada a indagatoria por el juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Auge tras el requerimiento formulado por los fiscales Cecilia Incardona y el fiscal Santiago Eyherabide, reseñó El Destape. 

Al ordenar las citaciones de Majdalani y de Arribas, el juez Auge sostuvo que ambos habrían tenido responsabilidad en el espionaje ilegal que protagonizaron ex agentes, entre ellos el ya procesado Alan Ruiz, mediante "vigilancias, observaciones", almacenamiento de datos, generación de informes sobre personas "por el solo hecho de su pertenencia político partidario, social, sindical y/o cultural", según la resolución. 

De confirmarse el espionaje se estaría ante un caso muy grave: el aparato de inteligencia habría perseguido ilegalmente nada menos que a la principal dirigente de la oposición.