El entramado de la red de espionaje ilegal implementado por el macrismo suma un nuevo capítulo en territorio bonaerense. Esta mañana, el fiscal general de Lomas de Zamora, Enrique Ferrari, denunció penalmente al Procurador General de la Provincia, Julio Conte Grand, por presuntas actividades ligadas al espionaje ilegal, armado de causas y presiones a jueces para que avancen las encarcelaciones a dirigentes opositores al anterior gobierno.

La denuncia fue radicada en el Juzgado Federal de Lomas de Zamora, a cargo de Federico Villena, donde se encuentra una de las causas por espionaje ilegal de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante la gestión de Mauricio Macri, y en la que la actual vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner y el Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta se presentaron como querellantes.

Según publica el periodista Martín Soler en el portal Letra P, la denuncia judicial incluye una serie detallada de las posibles pruebas donde se sostiene que hubo tareas de espionaje ilegal y presiones a jueces por parte de espías y fiscales que respondían al titular del Ministerio Público bonaerense.

Uno de los primeros magistrados que denunció la presión de Conte Grand fue el Juez de Garantías Luis Carzoglio. En octubre de 2018, el magistrado hizo pública las presiones que recibió por parte de espías y el armado de “carpetazos” en su contra para que acepte el pedido de prisión contra el dirigente gremial Pablo Moyano.

Acorde al texto de la denuncia, el fiscal Ferrari apunta a que la Unidad Fiscal de Coordinación de Delitos Complejos y Crimen Organizado, que dependía del Procurador Julio Conte Grand, habría “iniciado investigaciones con objeto de inclinarlas a sus intereses políticos para perseguir a políticos, sindicalistas, magistrados y funcionarios y donde han participado funcionarios de la Agencia Federal de Inteligencia”.

La Cámara de Senadores de la Provincia designó a Conte Grand como Jefe de los fiscales bonaerenses en diciembre de 2016. Su nombramiento fue parte de un acuerdo entre la ex gobernadora María Eugenia Vidal y la ex diputada, Elisa Carrió.

A pesar del cambio de gobierno en diciembre del año pasado, el Procurador General elegido por Vidal se atrincheró a su cargo y continúa en sus funciones. “Conte Grand debe renunciar. No puede ser Procurador porque no es objetivo. Antes fue funcionario de Vidal y tiene compromisos firmes con la anterior gestión” sostuvo la Ministra de Gobierno de Axel Kicillof, Teresa García, cuando se instaló la falsa premisa de que el gobierno impulsaba una excarcelación masiva de detenidos por la pandemia.