Un exespía de la AFI admitió haber participado del cableado y la instalación de cámaras y micrófonos en el penal Melchor Romero, donde estaban alojados dirigentes opositores, y apuntó al área de Jurídicos que dependía de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani. Se trata de los dos máximos funcionarios de la Agencia Federal de Inteligencia durante el Gobierno de Mauricio Macri. 

En declaración indagatoria vía zoom ante el juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé, un exjefe de operaciones técnicas de la AFI contó los detalles del cableado en la cárcel que dependía del SPF, aunque dijo que para él no fue una actividad ilícita. “La orden provenía directamente de la Sra. 8 (Silvia Majdalani) con quien mantenía comunicación directa”, describió.

Fernando Wahler ingresó a trabajar a la entonces Secretaria del Inteligencia del Estado (SIDE) el 1 de abril del año 1996 en el Departamento de Operaciones Técnicas, División Investigación y Desarrollo. Desde ese momento hasta su cese el 30 de noviembre de 2017 estuvo en ese puesto. En enero de 2020 fue desvinculado definitivamente de la AFI, reseñó Ámbito Financiero.

El cerco empieza a cerrarse sobre Majdalani y Arribas, las dos máximas autoridades de la inteligencia federal durante el macrismo. En el caso de Arribas, se trata de un amigo de extrema confianza de Macri. Si Arribas fuera responsable, una pregunta sería casi obvia: ¿Macri podía no estar al tanto?