Se trata de Jacob Chansley, el “Vikingo”, conocido como Jake Angeli o QAnon Shaman, que fue uno de los asaltantes al Capitolio, quien se encuentra en huelga de hambre desde que fue detenido el sábado pasado por el FBI.

El detenido, que se hizo famoso en todo el mundo por las imágenes tomadas durante la toma del Capitolio en las que aparece vestido con cuernos y pieles de oso, declaró ante la jueza Deborah.

El defensor público le comunicó a la jueza, que el prisionero no comió desde su detención, porque se encuentra en huelga de hambre.

La jueza calificó el hecho de "profundamente preocupante" y ordenó al defensor público de Chansley trabajar con la Oficina del Alguacil de los Estados Unidos para resolver el problema.

David Gonzales, alguacil del distrito de Arizona, confirmó que cumplirá con la orden de la jueza y Chansley recibirá alimentos de acuerdo a su estricta dieta orgánica.

"Se enferma gravemente si no come alimentos orgánicos, literalmente se enfermará físicamente", dijo Martha Chansley, la madre del detenido, quien estaba en la sala del tribunal el pasado lunes.