El Gobierno nacional, por intermedio de la Procuración del Tesoro, a cargo de Carlos Zannini, solicitó a la Justicia que la quiebra de la empresa Correo Argentino se extienda a las firmas controlantes Socma y Sideco Americana, propiedad de la familia Macri, para que se hagan responsables de las deudas que el exmandatario y su familia intentan no pagar. Se calcula que la deuda asciende a los 70 mil millones de pesos. 

En la presentación se enumeran los datos que evidenciaron "la conducta fraudulenta con la que el Grupo Controlante (Socma y Sideco) manejó y maneja hoy en día el destino de la hoy fallida (Correo Argentino)".

Además, se remarca que las maniobras de Macri y familia se llevaron adelante "siempre teniendo como norte el vaciamiento fraudulento de Correo Argentino en beneficio de sus accionistas mayoritarios”.

“En atención a la insolvencia de Correo Argentino, el Estado Nacional resulta un acreedor afectado por el déficit del activo en la quiebra principal, motivo por el cual pretende hacer extensiva la quiebra decretada, a las sociedades controlantes Socma Americana y Sideco Americana, en orden a satisfacer el crédito que como acreedor verificado le pertenece”, asegura el escrito que presentó Procuración del Tesoro.