El presidente electo, Alberto Fernández, dijo que para él sería un "orgullo" recibir en la Argentina después del 10 de diciembre a Evo Morales. El exmandatario de Bolivia está asilado en México, luego del golpe de Estado en su contra. Podría venir a la Argentina después del 10 de diciembre. 

Fernández, durante una rueda de prensa en Montevideo, luego de entrevistarse con el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, agregó que la Argentina "es la casa de todos los bolivianos", y agregó: "Para mí será un orgullo recibirlo en la Argentina a él y a Álvaro García Linera (ex vicepresdente)".

"Si yo hubiera sido presidente en este momento les hubiera ofrecido asilo desde el primer día. Argentina es su casa así que encantado los recibiré", agregó el presidente electo. Volvió así a diferenciarse de Mauricio Macri, quien no se expidió aún sobre la legitimidad de las nuevas autoridades bolivianas. Ayer, el Congreso argentino repudió el golpe institucional ocurrido en el país vecino.