En un fallo increíble, la Corte Suprema pasó por encima del Gobierno nacional elegido por la gente hace dos años y decidió mandar para atrás parte de la política de cuidado contra el coronavirus. ¿Quién se hace cargo de los muertos? ¿Quién se hará responsable por el aumento de contagios, fallecidos e internados en hospitales totalmente colapsados? 

El ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni analizó el fallo de sus ex colegas y cuestionó en duros términos sus argumentos. "La Corte Suprema desconoció que la CABA es una provincia con particularidades ónticas, reales: se trata de una provincia urbana en que más de un millón de personas transita a diario a y desde otra provincia, que es la de Buenos Aires. Por ende, un problema epidemiológico en la CABA afecta necesariamente a la provincia de Buenos Aires", describió

"Lo que la CS desconoció –con consecuencias imprevisibles, porque es válido para todo el país- es el poder de policía del Poder Ejecutivo Federal para imponer medidas a cualquier provincia desde la que se pueda expandir la infección a otras o a todo el país. Desde ahora cualquier provincia puede tener una bomba nuclear de virus y el Poder Ejecutivo Federal no podrá hacer nada", insistió Zaffaroni. 

Según el prestigioso jurista, la Corte Suprema pasó por encima de sus atribuciones. "Cuando un poder del estado, en este caso el Ejecutivo, se ejerce dentro de su competencia, se trata del ejercicio de un poder político (de gobierno de la polis) y, por ende, no es susceptible de judicializarse, porque de lo contrario los jueces estarían ejerciendo poderes de otra rama del gobierno, en este caso del que corresponde al Ejecutivo", insistió. ¿Gobierna la Corte?

Por último, Zaffaroni se refirió a la insólita situación planteada por la Corte donde incluso se mete en cuestiones sanitarias a negar que las clases presenciales incrementen los contagios. ¿Los jueces también saben sobre el virus? "Los jueces no tienen conocimientos –ni nadie en el actual estado de la ciencia- para decidir si es o no verdad que los jóvenes asintomáticos pueden expandir la infección en sus familias, si el movimiento de personas que implican las clases presenciales incremente el riesgo, si los docentes no vacunados implican lo mismo, etc. todo lo cual es materia de discusión", cerró.