Funcionarios y excombatientes condenaron las declaraciones de la ensayista Beatriz Sarlo respecto de que las islas Malvinas son “un territorio británico”. “Cómo duele que una referente intelectual diga semejante barbaridad. No tiene respeto ni a los muertos enterrados en nuestras islas. Por favor, un poquito de dignidad. Por siempre las Malvinas son Argentinas”, había escrito en redes sociales Edgardo Esteban, director del Museo Malvinas.

El funcionario dialogó con el portal Política Argentina y agregó: “Me sorprende porque es una persona que a pesar de tener diferencias siempre he respetado intelectualmente”. “En este tema desde la ignorancia o el desconocimiento no se puede hablar. Más allá de haber estado en Malvinas. Yo estuve 5 veces, y más que verse un paisaje de Escocia, el paisaje de nuestras Islas es mucho más cercano a la Patagonia, habla de un desconocimiento sobre nuestro territorio”, expresó.

“Desde esa Perspectiva duele, me gustaría invitarla a que venga al museo Malvinas y que conozca lo 500 años de historia que tiene nuestra causa y que antes de la usurpación británica de 1983 había una comunidad que estaba representando a las provincias del Río de la Plata, tenían sus familias, su vida, sus actividades. Muchos diarios narran esa historia de la creación del Puerto Soledad, incluso contamos con la carta de San Martín que le pedía al Gobernador de San Juan que le mandara a los presos que estaban en Malvinas para que se sumen al ejército Libertador”, repasó Edgardo Esteban al exponer el desconocimiento de la escritora sobre la historia de soberanía nacional que cargan las Islas.

En este sentido, lamentó que “hablen con tanta liviandad sin pensar en nuestro caídos, sin pensar en lo que significó la Guerra, la dictadura, el Gobierno de Galtieri, de nuestras muertos que están enterrados en esas islas en Darwin, también genera dolor. Hay una necesidad de lastimar a mucha gente que perdió mucho y que siente mucho por esa línea transversal que atraviesa a toda la sociedad argentina cuando se dice algo así”.

Explicó entonces que se trata de “una causa de Estado. No son dos islitas, son 2 millones 400 mil kilómetros cuadrados que pretende el Gobierno Británico, con lo que van a controlar nuestros mares, nuestros recursos naturales, controlar los pasajes Atlántico y Pacífico, es el único lugar por el que pueden pasar submarinos nucleares, y porque pueden controlar el continente blanco, la mayor reserva de agua potable del planeta. No es una cuestión de sentimentalismo. Es respeto por nuestro muertos, por nuestro territorio y mirando para el futuro de nuestros recursos”.

Por su parte el Centro de Excombatientes de La Plata (Cecim) también se sumó a las críticas por vía de su presidente, Hugo Robert, que calificó las expresiones de la escritora como una “barbaridad”. “Sarlo fue una de las 19 pseudointelectuales que firmaron una solicitada por la autodeterminación de las islas. Hay mucho dinero de la embajada de Reino Unido para financiar todo esto”, dijo, en declaraciones citadas por la agencia Télam. Y ligó los dichos de Sarlo con palabras anteriores de la candidata opositora Sabrina Ajmechet y la presidenta del Pro, Patricia Bullrich.