El exdirector de Contrainteligencia de la AFI macrista, Martín Coste, amplió su declaración indagatoria en la causa por espionaje ilegal que tramita en Lomas de Zamora y complicó al ex presidente Mauricio Macri al sugerir que las tareas de espionaje provenían en algunos casos directamente de órdenes del ex jefe de Estado. 

“Que las tareas en el Instituto Patria provenían  por orden ya sea de Gustavo  Arribas, Silvia Majdalani o directamente del expresidente de la Nación, ya que es inaudito que un agente de operaciones realice una tarea semejante por sí solo, sin conocimiento de las máximas autoridades de la institución”, afirmó en su declaración, según reseñó El Destape. 

Coste afirmó que Macri y Arribas tenían teléfonos encriptados especialmente diseñado para ellos dos, realizado por el área de ciberinteligencia de la AFI. Declaró que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, también tenía un teléfono encriptado y que contaban con un programa especial para poder hablar con ellos. Acerca de las características de los móviles explicó que permitían encriptar documentos y audios. 

Al cierre de su indagatoria, Coste contó que en algunos encuentros con Majdalani ella le hizo referencia a que Arribas “estaba yendo a ver al Presidente (por aquel entonces)”. El exdirector de Contrainteligencia afirmó que es poco creíble que Macri no estuviera al tanto de las operaciones de inteligencia contra Cristina Kirchner. 

Coste complicó la situación del ex director de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas y de la subdirectora del organismo, Silvia Majdalani debido a que reveló cómo eran las maniobras para darle cobertura “legal” a las ilegalidades que habían cometido en torno a Cristina Fernández de Kirchner.