La investigación sobre el operador judicial Marcelo D'Alessio abrió una caja de pandora que puede llegar muy lejos. El escándalo es investigado por el juez federal Alejo Ramos Padilla, que está fuera de la órbita de los funcionarios judiciales con buen diálogo con Casa Rosada. Por eso, representa un obstáculo incómodo. 

Mañana, tiene que presentarse a declarar el fiscal Carlos Stornelli, quien está procesado por ser partícipe de una asociación ilícita destinada a realizar ilícitos junto a D'Alessio. Por eso, su abogado elevó una presentación para que sea separado el juez Ramos Padilla. Stornelli quiere que lo investigue un magistrado más cercano. 

"El proceso no puede ser llevado de manera discrecional; existen límites de orden jurídico cuyas formas deben ser respetadas, es mas, en un estado de derecho, las formas procesales son la guía y el orden de una actividad procesal", aseguró Roberto Ribas en su escrito. No deja de ser una ironía del destino, que Stornelli pida respeto por las formas procesales, cuando es señalado junto al juez Claudio Bonadío, de no respetársela a los imputados que no aceptan sus imposiciones. 

Mientras sigue la presión oficial para sacarle la causa a Padilla, el juez sigue investigando. Además de Stornelli, llamará a declarar al periodista Alejandro Fantino y a otros colegas del programa de televisión Animales Sueltos. Se sospecha que entre otros ilícitos, D'Alessio realizaba inteligencia sobre esos periodistas, con la complicidad del colega Daniel Santoro, quien por ahora desmintió esa situación.