El juez federal Claudio Bonadio murió está mañana en su casa del barrio porteño de Belgrano, donde se encontraba con cuidados paliativos por una enfermedad terminal, según confirmaron fuentes judiciales a Télam.

El magistrado a cargo de la mayoría de las causas contra Cristina Fernández de Kirchner y exfuncionarios tenía 64 años y había extendido sus vacaciones hasta el 1 de marzo, presuntamente por sus problemas de salud. 

El año pasado habían surgido versiones contradictorias sobre su enfermedad. Mientras algunos periodistas negaban que tuviera problemas, otros aseguraban que padecía una enfermedad terminal. Especificamente, cáncer.  

El mayo del año pasado había sido operado de su cabeza, según consignaron varias fuentes en su momento, de un tumor. Sin embargo, la información nunca fue confirmada por el propio juez.  

Fuente: El País Digital