En una sentencia de 4 votos a 1 que buscó quedar bien con todos los actores en pugna, la Corte Suprema dejó en claro que los jueces y juezas sólo pueden ser nombrados/as por concurso, con intervención del Poder Ejecutivo y acuerdo del Senado. Con este razonamiento sostuvo que ninguna designación por traslado puede ser definitiva y que los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi podrán quedarse en la estratégica Cámara Federal de Comodoro Py, donde el macrismo intentó llevarlos para siempre con ese mecanismo, hasta que termine el concurso para cubrir las vacantes, al que podrán postularse y rendir examen.

Básicamente, ese era el planteo de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que defendió un proyecto de ley en el Senado para terminar con el traslado de Bertuzzi y Bruglia. Por supuesto, la Corte no podía decirlo de ese modo, pero en lo sustancial, reconocieron que era la posición de CFK la que respetaba la Constitución.

Para tratar de congraciarse también con los grandes medios de comunicación y con la oposición, el fallo de la Corte intenta ser salomónico.  Esto es: pide mantener a Bertuzzi y Bruglia en sus puestos hasta que haya un concurso que los reemplace, lo que podría demorar unos dos años. 

El fallo está basado en un voto que armaron en conjunto Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti, al que adhirió en su esencia Elena Highton de Nolasco. Por su parte, el presidente de la Corte, el macrista Carlos Rosenkrantz, insistió que los traslados son definitivos y no hay vuelta atrás. Para la mayoría, en cambio, esa interpretación viola la Constitución Nacional y la independencia del Poder Judicial. 

En la práctica, el dúo en cuestión podrá volver al tribunal de alzada en Comodoro Py pero sólo hasta que termine un nuevo concurso, al que se podrán presentar. Este es un dato clave: de acuerdo con el fallo que se perfila, el Consejo de la Magistratura deberá llamar a un nuevo concurso para esos dos lugares y no podrá incluirlos en el que ya está en marcha para otras dos vacantes en la misma Cámara.

En una entrevista televisiva, en el canal TN, del oscuro empresario Héctor Magnetto, le preguntaron al justicia Gil Domínguez si era un fallo "a la medida de Cristina". "No, es un fallo a la medida de la Constitución Nacional", respondió. Nadie repreguntó nada.