Según los especialistas, las últimas restricciones, que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta decidió acatar de modo parcial, impactaron positivamente sobre el amesetamiento en el número de contagios. Sin embargo, esa meseta sigue con números altísimos, que impacta sobre el sistema sanitario, ya al borde del colapso. 

Hoy, se esperan anuncios del Gobierno de Alberto Fernández que incluirían más restricciones a la circulación de personas en Capital y Gran Buenos Aires. Los equipos técnicos de las tres jurisdicciones involucradas están definiendo los detalles. El punto más controversial: qué hacer con las clases presenciales, que podrían acotarse sobre todo en el nivel medio.    

A juzgar por las declaraciones públicas de los funcionarios de Nación, PBA y CABA habría consenso sobre la necesidad de medidas más duras. De hecho, el gobierno porteño cambió drásticamente su discurso y pasó de "acá no pasa nada" a "algo hay que hacer". En una semana, CABA pasó de una ocupación del 30% en las camas de terapia intensiva al 80%. La desidia tiene consecuencias.  

Sobre las clases presenciales, se negocia en CABA acortarlas en el nivel secundario pero dejar inicial. Larreta quiere ver cómo presenta un cambio en la decisión que tomó hace 10 días, cuando la escuela era "un lugar seguro".  ¿Dejó de serlo? ¿Cuándo y por qué? En PBA podría seguir la virtualidad por unas semanas más como ahora.