Los beneficios para genocidas en el marco de la pandemia parecen no terminarse en la sala II de la Cámara Federal de Casación Penal. Este viernes, al igual que ayer, los jueces Carlos Mahiques y Guillermo Yacobucci allanaron la domiciliaria de un represor: en esta ocasión el beneficiado fue el teniente de navío, médico, Rogelio José Martínez Pizarro, condenado a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Se lo vincula a los vuelos de la muerte y a diversas apropiaciones de menores.

Al igual que vienen haciendo con varios represores, Mahiques y Yacobucci anularon una decisión del Tribunal Oral en la Federal Nº 5,que había rechazado el arresto domiciliario de Martínez Pizarro, y ordenaron que revean su situación. Fundamentaron su fallo a favor del genocida en la pandemia del coronavirus. Las víctimas, encabezadas por la querella de Patricia Walsh, y el Ministerio Público Fiscal se habían opuesto al planteo. El juez Alejandro Slokar volvió a manifestar la disidencia: rechazó al genocida. Este jueves, los mismos magistrados habían favorecido a otro represor de ESMA condenado a perpetua: Luis Ambrosio Navarro, condenado a prisión perpetua por los vuelos de la muerte en el marco de la causa ESMA.

Mahiques y Yacobucci ya favorecieron  con la domiciliaria a los represores Lucio Nast, condenado a 22 años de prisión; al militar de inteligencia que estuvo prófugo hasta 2017, Cinto Courtaux; y a José Maidana. A otros dos imputados por delitos de lesa humanidad cometidos bajo la órbita del V Cuerpo del Ejército, Adalberto Bonini y Ricardo Gandolfo, los dejaron a un paso de la libertad.

Martínez Pizarro, médico cordobés, se desempeñó como Jefe de Sanidad de la ESMA entre 1977 y 1978. Integró el Grupo de Tareas 3.3. Recibió menciones de honor y elogios por parte de sus superiores, entre ellos del Comandante del GT 3.3, Jacinto Chamorro que destacó en su legajo personal: “Es un oficial excepcional en todas las facetas analizadas; en mi concepto es el mejor Oficial del cuerpo profesional que he tenido bajo mis órdenes”.

A este genocida se lo juzgó y condenó a prisión perpetua por su participación en más de 200 hechos calificados como privaciones ilegitimas de la libertad agravadas; más de 200 casos de tortura para obtener información; 9 homicidios agravados; y otros 9 casos de sustracción, retención u ocultación de un menor de diez años de edad.

Durante el juicio de ESMA varias víctimas ubicaron a Martínez Pizarro como miembro de la patota de ese centro clandestino de detención. Lo vincularon a las torturas y los “traslados”, en referencia a los vuelos de la muerte. También dijeron que estuvo en la sala de embarazadas donde daban a luz las secuestradas de la ESMA. 

La agrupación HIJOS repudió el nuevo fallo de estos dos jueces. “Lo que hacen los jueces Guillermo Yacobucci y Carlos Mahiques desde la Sala 2 de Casación es sistemático: resolución tras resolución a favor de beneficios para genocidas”, criticaron en Twitter. “Torturadores, violadores, secuestradores, apropiadores, desaparecedores, asesinos: criminales de lesa humanidad se van a su casa por dos funcionarios judiciales al servicio de la impunidad”, añadieron.

Fuente: El Destape