El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, dijo hoy que “toda persona que se vacune sin tomar las que tenemos" disponibles en el país implica "una vacuna que nosotros no tenemos que aplicar”, al referirse a la vacunación de argentinos contra el coronavirus en el exterior.

El titular de la cartera sanitaria porteña fue consultado por la vacunación del ex presidente Macri, quien había prometido no vacunarse “hasta que el último trabajador de la salud lo hiciera”.

En el marco de la conferencia de prensa que brindó para informar acerca de la situación epidemiológica en la Ciudad, Quirós evadió la pregunta para referirse específicamente a la vacuna que se aplicó en Miami el expresidente Macri, empero afirmó que “las personas que se vacunaron en el extranjero no están en los grupos de riesgo que estamos vacunando”. “El número (de vacunados en el exterior) al lado de las 900.000 vacunas que hemos aplicado es pequeño, no es significativo a los fines de la campaña de vacunación porteña”, señaló.

Por otra parte fue consultado sobre el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo nacional al Parlamento para establecer los criterios que cada jurisdicción debe seguir para imponer restricciones ante la pandemia basado en el semáforo epidemiológico. Quirós sostuvo al respecto que no podía "opinar demasiado, porque no lo conozco”.

No obstante enfatizó que el parámetro de toma de decisiones de la Ciudad se basa en “estudiar los modelos que generan los contactos, y por eso es importante que las medidas apunten a los mecanismos de contagios que están ocurriendo”. Y reforzó que “acompañamos al Presidente (Alberto Fernández) cuando propuso cerrar la nocturnidad y restringir los encuentros sociales y los casos están bajando de manera apropiada” en la Ciudad.

En esta línea insistió en defender la posición de la administración porteña en sostener el dictado de clases presenciales a pesar del decreto presidencial que fijó como política sanitaria la presencialidad en las escuelas al afirmar que “la presencialidad en la escuela no lo identificamos como un mecanismo principal de contagio”.

Sin embargo, dijo que “adaptamos la escolaridad del secundario (permitiendo una modalidad remota de dictado de clases) acompañando la propuesta del Ministerio de Salud, al ser el grupo de alumnos que más utiliza el transporte público”.

Fuente: Política Argentina