El ex Quebracho Fernando Esteche está preso en Marcos Paz desde el 7 de diciembre último en el marco de la denuncia hecha por el ex fiscal Alberto Nisman, causa que opera el juez federal Claudio Bonadio por el llamado “memorándum con Irán”, en la que involucran a figuras de último gobierno incluyendo a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Tras cumplir cinco meses de prisión - y siendo el único procesado en la causa que continúa preso-, Esteche escribió una carta en donde explica su situación procesal y denuncia a Cambiemos y parte del Poder Judicial.

En el escrito Fernando Esteche pregunta: “¿Qué es lo que están haciendo conmigo? No puedo reclamar que alguien me explique con racionalidad lo que hacen porque sé de antemano que no hay nada razonable en esto”. En la misma línea detalló su situación de detención a manos del juez federal Claudio Bonadio. “¡El único detenido en esa causa hoy, soy yo! Se me acusa de ser parte de una diplomacia paralela supuestamente articulada con el objetivo de encubrir a perseguidos por la justicia argentina. Las querellas que impulsaron esta causa ante Bonadío son las direcciones actuales de la AMIA y la DAIA”, apuntó Esteche.

En sintonía, Esteche recordó que el memorándum con Irán fue votado por el Congreso y no llegó a ponerse en práctica, con lo cual “ninguna de las elucubraciones hechas en la denuncia de Nisman se concretaron”. Además, agregó que siempre estuvo a disposición de la Justicia: “Me presenté a declarar cuando se me requirió. Declaré ante el secretario del juzgado y ante el fiscal Taiano. Afirmé que nada tengo que ver con semejantes imputaciones. En los dichos de cada uno de los que prestaron declaraciones indagatorias negaron mi participación en cualquiera de los aspectos que construyeron esa política de Estado. De hecho, mientras se llevaban a cabo las conversaciones diplomáticas yo estaba preso”, enumeró.

Más adelante respondió los argumentos por los cuales continua detenido “sin juicio ni condena": "Es, justamente, el peligro de fuga y una condena anterior, ya cumplida, que se dio durante el gobierno de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner. Se unificaron en una pena única las acusaciones por los vidrios rotos de un local partidario de Sobisch, luego que éste mandara a fusilar maestros, y por los incidentes producidos durante una manifestación contra el FMI”.

Antes de cerrar el comunicado, Esteche se autodenominó como “un preso fácil” y “necesario” al tiempo que explicó: “Es evidente que más allá de la inconsistencia probatoria, los estigmas, anatemas, el perfil público de alguien como yo asociado a determinados repertorios y, como producto de esto, recluido en cierta marginalidad política, resulta una presa fácil para alimentar a ese sector de nuestro país sumergido en la fascinación revanchista”.