Este jueves, el fiscal Jorge Di Lello imputó al diputado de Juntos por el Cambio, Fernando Iglesias, por lo que se iniciará una investigación penal a raíz de la denuncia presentada por el legislador del Frente de Todos, Rodolfo Tailhade, por presunto enriquecimiento ilícito.

En la denuncia, Tailhade sostuvo que “de las declaraciones juradas presentadas por Iglesias ante la Oficina Anticorrupción surge que durante los años 2018 y 2019, correspondientes a su actual mandato como diputado nacional, se enriqueció patrimonialmente de manera apreciable e injustificada en relación a sus ingresos legítimos conocidos”.

En ese sentido, Tailhade detalló que en a DDJJ de 2017 el diputado opositor “consignó un patrimonio de $3.796.461 y una deuda de $44.708, lo que totalizaba un patrimonio neto de $3.751.753”.

En tanto, añadió que “al cierre de 2019 –última declaración jurada presentada- declaró ante la OA activos por $12.250.198 y una deuda por dos millones doscientos mil pesos, resultando un patrimonio neto de $10.040.198”

El legislador oficialista precisó que, según la DDJJ, en 2019 Iglesias adquirió un vehículo 4x4, una propiedad de 100 m2 y tenía ese año "una tenencia en efectivo de diez mil dólares (US$ 10.000) que no poseía al inicio".

"¿Cómo hizo para adquirir estos bienes que superan con amplitud su patrimonio total al comienzo del ejercicio? ¿Cuáles fueron esos "ingresos propios" que no están consignados en su DDJJ? En la red social Twitter, Iglesias aseguró que los ingresos provinieron "de la venta de mis libros", una justificación a todas luces ridícula siendo que no editó libros ni en 2018 ni en 2019", añadió.

Tailhade reseñó otras expresiones de Iglesias para justificar sus bienes y dijo que "resulta a las claras imposible que haya adquirido de forma lícita" un inmueble, un vehículo y haya ahorrado dólares "con una dieta de $161.000 mensuales como diputado nacional, el alquiler de dos departamentos con rentabilidad negativa y la venta de libros que no escribió".