Señalada como líder de una supuesta asociación ilícita que perjudicó al Estado, la ex presidenta Cristina Kirchner habló este lunes durante más de 3 horas ante el Tribunal Oral Federal 2, que investiga el redireccionamiento de la obra pública durante su mandato y se negó a televisar el juicio.  "No les parece importante la acusación que dicen que fui jefa de una asociación ilícita, en serio no les parece importante para transmitir", señaló.

Vestida con un saco blanco, la ex mandataria arribó a los tribunales de Retiro a las 9:35. Según informó Clarín, un rato antes su abogado defensor, Carlos Beraldi, presentó un último recurso para que la audiencia sea transmitida en vivo a través del sitio del Poder Judicial. Sin embargo, fue rechazado por los magistrados del Tribunal Oral Federal 2, con el voto mayoritario del juez Jorge Gorini y Andrés Basso.

Con una carpeta en mano y ordenando sus papeles, Cristina se sentó a las 10:16 en el estrado. "Si alguien tenía la duda de la existencia del Lawfare, o no sabía de qué se trataba, la lectura que acaba de hacer el señor presidente de este tribunal donde se nos deniega transmitir en vivo y en directo esta audiencia, esto es una clase práctica del lawfare en la Argentina llevado a cabo por este Tribunal", fue lo primero que dijo en su indagatoria. Entonces amplió la idea: "Se trata de perseguir a dirigentes políticos".

En ese sentido, la vicepresidenta electa se quejó de la instrucción de la causa al afirmar que el embargo de 10.000 millones de pesos era "ridículo, inédito", y señaló: "Todo lo que hacía el juez Ercolini era anticipado por los medios".

"Todo este proceso es lawfare, se publicitan cosas que no ocurrieron para conformar una opinión pública para que los jueces no tengan más que condenar. No soy abogada penal, pero nunca en mi vida escuché un guión en lugar de una acusación fiscal", apuntó.

Visiblemente molesta, una y otra vez Cristina Kirchner le reclama a los integrantes del tribunal por la negativa para que la audiencia sea transmitida a través de las redes. "¿No les parece importante"? dijo Cristina mirando a los jueces, y reafirmó: "No les parece importante la acusación que dicen que fui jefa de una asociación ilícita, en serio no les parece importante para transmitir".

Luego de un cuarto intermedio de 5 minutos para resolver un inconveniente con el sistema de audio, la ex presidenta arremetió contra el Gobierno y criticó la relación con el Poder Judicial.

“Un escándalo, una vergüenza, presionando jueces y fiscales, con reuniones públicas que después se publicaban. Yo que estoy acusada de ser jefa de una asociación ilícita, es decir de ser jefa de una banda, me llama la atención que jueces tan sensibles no hayan acusado ello. El Gobierno que se va tenía una mesa judicial que decidía quién iba preso o quién no, o empresarios", apuntó.

"Hay multiplicidad de acusaciones. Soy jefa de cuatro asociaciones ilícitas. La verdad no sé cómo tuve tiempo para gobernar, me la pasaba creando asociaciones ilícitas, dos familiares y dos con empresarios”, remarcó CFK.

En relación al vinculo con el empresaio Lázaro Baez, aseguró: "No soy amiga, nunca fui amiga de Lázaro Báez pero no voy a tolerar que porque alguien es amigo de alguien hay que condenarlo, eso pasaba en la dictadura, no voy a convalidar eso. Este tribunal seguro es del lawfare y seguro ya escribió la condena. No me importa, sepan, no me importa. A mí me absolvió y me absolverá la historia, y a ustedes los va a condenar la historia”.

Después de su declaración, Cristina inmediatamente se levantó del estrado aplaudida por los dirigentes y militantes que la acompañaron. Ante la pregunta del juez del TOF 2 sobre si iba a responder preguntas, replicó: "¿Preguntas?, preguntas tienen que contestar ustedes", lanzó.