Tras dos años con prisión domiciliaria en un hotel porteño, los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal 8 de la Ciudad de Buenos Aires absolvieron este viernes a Luz Aimé Díaz, una mujer trans salteña acusada de intento de homicidio de un hombre que fue golpeado y maniatado durante un robo del que ella no participó.

Aimé, de 24 años, fue detenida en 2018 en el marco de una investigación por el robo y la golpiza que sufrió un hombre en su departamento de la calle Güemes, en Palermo. Lejos de haber intervenido en el delito, la joven había pisado el domicilio porque los dos delincuentes contrataron sus servicios como trabajadora sexual al momento del robo.

CELS on Twitter

En consecuencia, este viernes la Justicia le dio la razón tanto a la fiscalía como a la defensa, informó el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). Poco antes de que comenzara el juicio que debía realizarse en febrero (se pospuso por la pandemia) Luz Aimé explicó desde su habitación en el Hotel Gondolín de Villa Crespo que "la luz del comedor estaba apagada" en la casa a la que había sido conducida por sus clientes "pasajeros", por lo que jamás pudo ver que los hombres tenían al dueño de casa maniatado en un sillón.

"No conozco a la víctima y no tengo nada de él. Supuestamente esta persona estaba maniatada boca abajo en el sillón del living, pero como estaba oscuro y yo no soy de mirar tanto en casa ajena, yo no presté atención y seguí con mi servicio. Si yo le hubiera visto a ese hombre, aunque sea los pies, yo lo habría ayudado", explicó Luz, que además detalló que perdió la visión de un ojo cuando tenía 13 años.

"Es necesario que la justicia comience advertir a tiempo estos errores. Luz tiene derecho a continuar su proyecto de vida de forma digna, como lo venía haciendo hasta que el Poder Judicial irrumpió de forma injusta y discriminatoria", reclamó el CELS.