Por primera vez tras regresar a la Argentina luego de estar más de un año realizando un tratamiento médico en Cuba, Florencia Kirchner habló sobre sus días en la isla, su salud, y denunció una “persecución judicial” contra su familia.

“Lo que pasó en estos últimos tres o cuatro años, más o menos desde julio del 2016, fue una cosa que nunca había visto ni siquiera en otra persona”, afirmó la hija de la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner.

Además, sostuvo que se enfermó porque “tenía dos jueces haciendo lo que querían” con ella y denunció “una persecución judicial” contra su familia a partir de la cual decidió que se tenía “que guardar”.

Para Florencia Kirchner “había un ensañamiento judicial” contra ella. “Me mandaban policías a mi casa, parecía que todas las semanas iba a pasar algo, tenía dos jueces haciendo conmigo absolutamente lo que querían. Eso fue lo que me enfermó a mí. Obvio que lo mediático sumó un montón porque ya no era como antes que te sacaban en una nota, qué se yo... Yo, de que me inventen cosas y me agredan estoy acostumbrada desde que soy menor de edad”, afirmó.

“Fue más fuerte conmigo porque soy la hija más chica, porque saben que mi vieja del (Instituto) Patria venía siempre para mi casa a verme a mí y a Helena. Hay una relación muy cotidiana con mi mamá por fuera de discutir política u otras cosas. Y se la empezaron a dar por ahí. Creo que hubo una persona que era diputada y en su momento dijo le pegaron por donde más le duele”, analizó.

Además, la hija de la ex mandataria nacional volvió a desestimar la acusación en su contra por presunta asociación ilícita: “Primero me mostraban como una tilinga y de repente era como una mente maestra. Había veces en las que teníamos que ir a Comodoro Py y a mi hermano no le mandaban la prensa a la casa, me la mandaban a mí. Yo tenía cinco cámaras acá abajo”, aseguró en Futurock.