Fogoneado por las grandes medios y por Eduardo Duhalde, el dirigente peronista Florencio Randazzo volvería a probar suerte en estas elecciones legislativas. Clarín y Juntos por el Cambio sueñan con la posibilidad de que haya algún espacio que pueda quebrar la unidad del peronismo. ¿Será Randazzo?

Su pasado parece condenarlo en ese sentido. En 2017, el justicialista quiso enfrentar nada menos que a Cristina Fernández de Kirchner en una interna del peronismo. Finalmente, fueron todos separados pero Randazzo hizo un papelón: sacó el 3% de los votos y casi no supera las PASO. Además, al ir con el sello del Partido Justicialista logró que el PJ hiciera la peor elección de toda su historia. 

Ahora, se nombra que Randazzo estaría negociando con Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, dos dirigentes que hace años buscan ser una alternativa al kirchnerismo y al macrismo. Hasta ahora, no pudieron superar el 10% de los votos. ¿Cambiará ahora?

Por lo pronto, desde la oposición política y mediática se entusiasman con la creación de un espacio peronista que pueda crecer en Buenos Aires y romper la hegemonía del Frente de Todos. Según todas las encuestas disponibles, si el peronismo va unido como en el 2019 no tendría problemas para volver a imponerse en las elecciones en el principal distrito del país.