En el marco de la quinta Reunión del Foro de los Pueblos Indígenas, promovida por el FIDA (Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola), el Papa Francisco expresó su cercanía y el compromiso de la Iglesia “para seguir caminando juntos”.

Monseñor Fernando Chica Arellano, Observador Permanente ante la FAO, pronunció el mensaje del Papa, dónde el sumo Pontífice planteó su convencimiento de que la globalización “no puede significar un uniformismo que ignore la diversidad e imponga un nuevo tipo de colonialismo”.

En dicho mensaje, el Papa además explicó que “el desafío consiste en crear alternativas desde la solidaridad para que nadie se sienta ignorado, pero tampoco imponga avasalladoramente la propia dirección, considerándola como la única correcta”.

En ese sentido, Francisco señaló, “sabemos bien que, cuando las diversidades se articulan y se enriquecen mutuamente, la comunión entre los pueblos florece y se vivifica. En realidad, se trata de promover un desarrollo que no lleve el consumo como medio y como fin, sino que verdaderamente vele por el entorno, escuche, aprenda y dignifique”.

Además, agregó: “En esto consiste la ecología integral” señaló y explicó, “en la que la justicia social se conjuga con la protección del planeta”.

Más adelante, Francisco aseguró que sólo con esta humildad de espíritu “podremos ver la derrota total del hambre y una sociedad basada en valores perdurables, que no son fruto de modas pasajeras y sesgadas, sino de la justicia y la bondad”.

Al final de su mensaje, expresó su confianza en que el trabajo del FIDA en estos días “esté lleno de amor por el mundo que queremos construir entre todos y que deseamos entregar a los que vienen detrás de nosotros como un tesoro y no como un cúmulo de desechos y despojos”.

Para cerrar, el Papa Francisco pidió 2 cosas: altruismo y generosidad. Dos expresiones que si las ponemos en práctica respetaremos la naturaleza, “la obra que salió de las manos del Señor”, concluyó.