Antes de la tradicional oración del Ángelus, el papa Francisco pidió disculpas este miércoles por su reacción con una mujer que en la víspera lo tomó del brazo. "Perdí la paciencia", manifestó.

“Tantas veces perdemos la paciencia. A mí también me ocurre. Me disculpo por el mal ejemplo dado ayer”, expresó el pontífice, desde una ventana del palacio apostólico de la plaza de San Pedro del Vaticano.

Ayer, mientras Francisco saludaba a los miles de fieles que se habían acercado hasta la Plaza de San Pedro, vivió un momento tenso con una mujer que lo tironeó de un brazo y lo atrajo hacia ella.

El gesto brusco pareció causarle dolor y Francisco rápidamente se acercó, le dio un pequeño golpe sobre la mano y le exigió que lo soltara. Una vez que lo logró, se alejó visiblemente enojado de la escena, según quedó registrado en una transmisión.

Luego del pedido de disculpas, Francisco dedicó la misa inaugural del nuevo año a las mujeres, en el día en el que la Iglesia celebra la 53 Jornada Mundial de la Paz con un mensaje del pontífice argentino.

El papa reivindicó a las mujeres que constituyen más de la mitad de los 1200 millones de bautizados católicos en el mundo, “cuyos cuerpo se sacrifica en altares profanos” como la publicidad, el lucro o la pornografía.

También denunció que la maternidad es “continuamente humillada” por “una sociedad que solo busca el crecimiento económico”. “Cuantas veces el cuerpo de la mujer se sacrifica en los altares profanos de la publicidad del lucro, de la pornografía, explotado como un terreno para utilizar”, dijo.

El cuerpo de la mujer “debe ser librado del consumismo, debe ser respetado y honrado”. “Es la carne mas noble del mundo, pues concibió y dio a luz al Amor que nos ha salvado”, señaló el pontífice.

Fuente: El País Digital