Tras las limitaciones que estableció la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) para los viajantes argentinos que se regresen del exterior y la reducción del cupo máximo de ingresos diarios al país, Argentina se sumó así al listado de naciones que intentan blindarse ante la aparición de la cepa DELTA, que los especialistas advierten por su contagiosidad.  

En Israel, por ejemplo, se pospuso el miércoles pasado la entrada de turistas vacunados hasta el 1 de agosto debido a la detección de la variante Delta que en los últimos días provocó un abrupto aumento de casos. 

El director general del Ministerio de Sanidad israelí, Hazi Levi, advirtió que el país aún no alcanzó la inmunidad de rebaño y reconoció que el repunte de contagios -con cifras que no tenía desde finales de abril- "es motivo de preocupación". Israel era un "ejemplo" a seguir por parte del relato mediático y opositor en Argentina hasta que tomó esta medida...

En Australia, otro modelo destacado, las autoridades locales retomaron las restricciones en una gran parte del territorio, como el uso obligatorio de mascarilla, confinamientos y la limitación de reuniones sociales a raíz del aumento de casos producto del arribo de la variante Delta. Las ciudades donde más se reportaron esta cepa son Sidney, Brisbane, Darwin, y Perth.

"El riesgo para la población ha aumentado en las últimas 24 horas. Ahora estamos en un período extremadamente crítico. Debemos permanecer confinados hasta que el virus quede atrapado”, señaló Michael Gunner, funcionario del Gobierno australiano al dar a conocer las nuevas disposiciones.

También se tomaron medidas similares en el Reino Unido, que reportó este jueves 22.868 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, la cifra más alta desde el 30 de enero, según cifras oficiales. El primer ministro, Boris Johnson indicó que "no habrá flexibilización anticipada" de las restricciones restantes impuestas por la COVID-19 antes de la fecha prevista del 19 de julio, a causa del repunte en los contagios con la variante Delta.

Para llevar la vida de nuevo a la normalidad, países como Reino Unido, China, Rusia y Estados Unidos, así como la Unión Europea, han estado en una carrera contra el tiempo para distribuir las vacunas contra el coronavirus. En el mismo sentido está trabajando Argentina que decidió restringir el acceso de viajantes de 2000 a 600 por día.