En términos muy duros, Ricardo Lorenzetti le envió hoy una carta a su sucesor en la presidencia de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz. El texto expuso la crisis existente en el máximo tribunal.

"El clima de tensión, de temor, de amenazas telefónicas, de falta de respeto de los derechos del trabajador y de la persona humana, así como de los procedimientos internos de la Corte, fue lo que generó la paralización momentánea", aseguró Lorenzetti en medio de la disputa que se abrió en el máximo tribunal por el control del Centro de Información Judicial (CIJ). 

Sucede que Rosenkrantz ordenó, a través de una resolución interna, que el Secretario General de Administración proceda a recuperar "la totalidad de los dispositivos tecnológicos" y las claves necesarias para la administración del Centro de Información Judicial (CIJ), la web oficial del máximo tribunal a través de la cual se suelen difundir novedades del Poder Judicial. La gente de Lorenzetti se negó. 

"Lamento muchísimo semejante mediocridad pero, estando en juego el prestigio de la institución, me veo obligado a contestar", siguió el ex presidente del Tribunal. 

Y agregó: "Hace muy pocos días, Usted se apersonó en el despacho de la Secretaria de Comunicaciones efectuando expresiones que contrarían las directivas de la política de Estado en materia comunicacional, proponiendo una suerte de privatización del Centro de Información Judicial (CIJ)", describió. 

Y sigue la carta: "Ante la respuesta de que eso debía ser decidido por la Corte, y no sólo por la futura presidencia, hubo expresiones que se apartan notoriamente de los criterios de respeto que se le deben a un Secretario de Corte (que tiene el rango de un juez de Cámara), de la política de género y protección de la mujer que la propia Corte lleva adelante, y de la independencia que se le debe a un periodista profesional".

Por último, Lorenzetti agregó: "No hay ninguna razón para este tipo de medidas autoritarias, sorpresivas, que no fueron habladas entre los ministros, que provocan un escándalo que no hace nada bien al tribunal".

La carta da cuenta de un conflicto que tiene mucho tiempo en la Corte, desde la designación irregular de Rosenkrantz en el Máximo Tribunal, por pedido del presidente Mauricio Macri. Se sabe, el ahora titular de la Corte tiene muy buen diálogo con Casa Rosada. La crisis, sin dudas, tendrá nuevos capítulos.