Manifestantes convocados por dirigentes de la oposición marcharon en rechazo a las vacunaciones contra el coronavirus fuera de protocolo en varias ciudades del país y Plaza de Mayo, donde colgaron bolsas simulando contener cadáveres con nombres de dirigentes del oficialismo.

Las diez bolsas negras llevaban las siglas de "estaba esperando la vacuna pero se la aplicó ..." y el nombre de algún funcionario, referente de derechos humanos como el caso de Estela de Carlotto o sindical (Hugo Moyano) y también contra las agrupaciones políticas, entre las que resaltaron con el cartel a "los pibes de La Cámpora".

Las leyendas que acompañaron a las bolsas que simulaban guardar los cadáveres fueron las de "Daniel Scioli, familia Duhalde, los amigos de Alberto, la mujer de Zannini, el hijo de Moyano, los pibes de La Cámpora, Estela De Carlotto, el sobrino de Ginés, los suegros de Massa y Martín Guzmán ". 

La iniciativa fue llevada adelante por la agrupación Unión Republicana, que se autodefine en las redes sociales como una "corriente interna que defiende la vida, la libertad y la propiedad privada", y también por la organización Jóvenes Republicanos, ambas pertenecientes al partido del PRO .

"Ellos no integraban La Cámpora, no eran parientes de Massa, no pertenecían al clan Moyano ni eran familiares de Cristina. Ellos no pudieron vacunarse", publicaron en sus redes sociales en su macabra intervención.

La protesta se concentró principalmente en Plaza de Mayo y en algunas otras ciudades como en Córdoba y también en Mar del Plata. En la misma participaron referentes de Juntos por el Cambio como el caso de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y el extitular de Medios Públicos, Hernán Lombardi. 

Por su parte, el Presidente de la Nación Alberto Fernández y varios ministros y funcionarios repudiaron el hecho en sus redes.

Fuente: Data Diario