En el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados que comenzó este martes a tratar el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) enviado al Congreso por el Poder Ejecutivo, el ministro de Salud, Ginés González García, aseguró que el tema del aborto clandestino "tiene solución".

En una comunicación vía Zoom desde la Casa Rosada, el titular de la cartea de salud dijo que se trata de "un problema serio", destacó que con la legalización de esa práctica se "elimina una causa de muerte" y que "Si el aborto fuera para varones, ya sería ley hace mucho".

A su vez, enfatizó que el proyecto "se trata de justicia social, porque la que puede abortar en un lugar seguro, lo hace, con dolor, pero lo resuelve, mientras que las más débiles, no lo resuelven o a veces lo hacen con muerte".

Dirigiéndose a los diputados, continuó: "Sabemos que a veces tienen que sufrir aprietes, aún cuando tengan la evidencia de que esto tiene solución; y ante esa situación de violencia piensen lo que sufren estas mujeres cuando están en condiciones de este tipo".

Más adelante, Ginés García pidió "cambiar una historia de la cual nadie puede estar orgulloso" y dijo que con esta legislación que se busca aprobar "ante un problema de salud pública que es serio, se elimina naturalmente una causa de muerte". 

Además, advirtió que "el uso de aguja, percha y tallo de perejil está llena de riesgos, y el ingreso hospitalario por abortos es enorme", aunque asumió que ese número "está descendiendo y es un hecho alentador".

En referencia a este descenso, Ginés preguntó: "¿Saben por qué es eso?", y completó: "Por la innovación: se llama misoprostol". Para cerrar, reflexionó que "la penalización estigmatiza a la mujeres" e informó que "El 80% de los embarazos en menores de 20 años en argentina, son no intencionales".