El poder adquisitivo del salario de los trabajadores cayó desde 2015 un 16,1%, retrotrayendo el poder de compra casi 12 años.

A nivel interanual, el poder adquisitivo cayó 2,7%, entre 2019 y 2018. En los últimos dos años el salario real se contrajo en términos interanuales todos los meses.

Así se desprende de un trabajo del Instituto Estadístico de los Trabajadores. Las razones del brutal ajuste son las paritarias a la baja y la inflación, en alza desde 2016. De hecho, el año pasado, Argentina tuvo el aumento de precios más alto desde 1991, en torno al 50%. Así no hay bolsillo que aguante.