El presidente Mauricio Macri comenzó a mudarse de la Quinta de Olivos y a empezar una nueva etapa. Lo más sorprendente es que dejó trascender en medios aliados que nunca más será candidato.

Un camión de mudanzas de la empresa Divano entró este viernes a la residencia presidencial para retirar muebles, a once días de la salida del presidente que deberá entregarle la llave de la Quinta a Alberto Fernández. El hecho fue festejado por las redes sociales, jubilosas por el cambio de Gobierno. 

Según publicó La Política Online, muy cercano a Casa Rosada, Macri le "habría dicho" a sus colaboradores que se aleja de la disputa electoral. El mandatario sabe que no la tendrá fácil desde el 11 de diciembre, cuando deberá enfrentar causas judiciales en su contra y las grietas del espacio político que conduce. 

Por eso, muchos aseguran que el todavía presidente tiene pensado vivir un tiempo en otro país, hasta que las aguas se aquieten. Su Gobierno termina en un fracaso económico, lo que se vuelve una carta muy mala de presentación para cualquier intento de retorno a Casa Rosada. ¿Quién confiaría en un mandatario que dejó 50% de inflación, caída de la actividad, deuda récord y pobreza del 40%?