La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, a través de los abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, le solicitó a la Corte Suprema que falle sobre la “legitimidad” de sesiones virtuales en el Congreso. El tema pendiente: un posible impuesto a los sectores más ricos, que permita aliviar las cuentas públicas en medio de la crisis por el coronavirus.

Sin embargo, el fallo de la Corte se viene dilatando, y todo parece indicar que es Carlos Rosenkrantz, actual presidente del Máximo Tribunal, el que quiere cajonear el tratamiento de la ley que perjudicaría a viejos clientes suyos.  

“La Corte  iba a decidir hoy si trataba o no el tema. con su nueva modalidad de acuerdo virtual, que no aplica a tiempos de normalidad, sino a tiempos como éstos. Pero Rosenkrantz anoche decidio NO tratarlo. Y dispuso suspender el acuerdo virtual de hoy”, indicó Peñafort en uno de sus acostumbrados “hilos” de Twitter.

Y afirmó: "Porque por un lado no quiere definirse en el tema y tampoco quiere quedar públicamente obstaculizándolo. Porque, siendo clara, lo que no quiere Rosenkratz es que salga ese impuesto. Así que suspendió el acuerdo. Total sabe que le van a dar impunidad los megamillonarios y los medios”.