El secretario general de la Comisión Gremial Interna del Banco Provincia (CGI-Bapro), Santiago Etchemendi, presentó una denuncia penal en nombre de la organización que representa en la que pide que se investigue a María Eugenia Vidal por el desvió de 5.500 millones de pesos de la entidad con destino incierto.

Según consigna el escrito presentado por Etchemendi, los fondos provenientes de la ANSES, a través de la firma de un acuerdo entre la Gobernadora y Emilio Basavilbaso, nunca se destinaron al objeto para el que fueron recibidos: los jubilados. A cambio se desviaron con fines inciertos (¿electorales?), que piden que la pesquisa determine.

"Hemos hecho una denuncia por la que cualquier gobierno tendría que haber caído" y que tiene que ver con la desaparición de un fondo multimillonario proveniente de la ANSES le había dicho el dirigente gremial a Radio del Plata.

"La provincia se quedó con la plata y emitió una letra", sostuvo Etchemendi sobre el modus operandi por el que Vidal reemplazó el dinero por una letra a 20 años a pagar por la Provincia de Buenos Aires, vaya uno a saber en la gestión de que gobernador.

Por eso la denuncian por Malversación de caudales públicos, abuso de autoridad e incumplimiento de deberes de funcionario público. Claro que la "jugada" de Vidal tiene un impacto directo en el vaciamiento de la banca pública en lo inmediato.

En el plano político, Etchemendi le pidió al titular de La Bancaria que tome el asunto para darle la visibilidad que merete: "Le pedimos a Palazzo que se haga cargo de este tema porque tendría mucho más impacto que el que podemos conseguir nosotros".

La denuncia fue radicada en el Juzgado Federal de La Plata a cargo de Ernesto Kreplak. "Veremos si actúa la Justicia. Con el Gobierno intentamos hablar para saber qué pasó pero es imposible hablar con el Gobierno de Vidal. Todos en la provincia lo sabemos", agregó el sindicalista.