El secretario general de La Cámpora, y diputado nacional, Andrés “Cuervo” Larroque, denunció que fuerzas de seguridad realizarían "tareas de espionaje sobre sus movimientos", además de "intervenir de forma ilegal su teléfono celular". Ante esta situación, el dirigente presentó en la Justicia un escrito para que el juez federal Claudio Bonadio aclare si él instruyó dicha operación o en caso contrario que investigue lo sucedido. 

“De ser así, sería muy grave pero no ilógico en la Argentina que vivimos. Esperamos que el juez nos pueda aclarar la situación para despejar toda duda”, señaló el legislador de Unidad Ciudadana en las redes sociales. 

A través de su abogada Lucila Larrandart presentó el escrito a Bonadio en la causa 9608/2018. “Vengo a poner en su conocimiento que nos ha llegado una información de acuerdo a la cual yo estaría siendo objeto de seguimientos y/o vigilancia por parte de la Gendarmería Nacional o alguna fuerza de seguridad, como asimismo mi teléfono celular estaría intervenido revelándose los mensajes de texto que recibo”.

“Tratándose de una intromisión en mi ámbito privado, protegido por el art. 19 de la Constitución, que sólo puede ser vulnerado por orden judicial y con causa suficiente y habiendo sido citado en la presente causa por SS ante la cual presté declaración, es que solicito se me informe si tal intromisión ha sido ordenada por SS”.

Y continúa: “De no ser así y siendo que tal garantía constitucional debe ser protegida judicialmente es que solicito a SS se lleven a cabo las medidas pertinentes para averiguar tal circunstancia y la autoridad que la ha dispuesto, y, en su caso, se ordene su cese inmediato a fin de proteger mis derechos constitucionales”.

No es la primera vez que se realizan tareas de inteligencia sobre dirigentes opositores. El Instituto Patria denunció en agosto que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que conduce Gustavo Arribas, realizó tareas de espionaje ilegal sobre la ex presidenta Cristina Kirchner. En esa oportunidad, tres agentes vigilaron durante casi una semana los movimientos en la puerta del instituto que dirige la senadora.