Mientras se lleva adelante un paro sorpresivo de transporte liderado por conductores de colectivo del Grupo DOTA, una manifestación de trabajadores de la empresa llegó hasta la sede de la Unión Tranviaria Automotor (UTA) en la calle Moreno al 2900.

Allí intentaron tomar la sede del sindicato en rechazo a la conducción de Roberto Fernández. Hubo golpes entre distintos grupos gremiales e intervino la infantería de la Policía de la Ciudad. Al menos seis heridos fueron internados en el Hospital Ramos Mejía.