Tras la confirmación de la muerte del juez federal Claudio Bonadio, uno de los primeros que rompió el silencio fue Gregorio Dalbón, el abogado de Cristina Fernández de Kirchner más mediático, quien criticó con dureza al fallecido magistrado y aseguró que con él "se muere una de las peores partes de la Justicia".

"El odio llevó a Bonadío a la muerte", manifestó Dalbón en una entrevista con Radio 10, luego de que la noticia se hiciera pública. 

"Creo que con la muerte del juez Bonadio se muere una de las peores partes de la Justicia, es decir, la parte más oscura. Se muere la arbitrariedad, la posibilidad del apriete, de decirle a alguien 'o culpás a Cristina o vas preso', se muere un hombre que no le permitió a (Héctor) Timerman realizar un tratamiento para el cáncer", definió sobre el magistrado.  

"Yo lamento profundamente que se haya muerto, porque me hubiera gustado que el Consejo de la Magistratura le diera una posibilidad de que se pueda defender de todas las arbitrariedades. La muerte lo salvó a Bonadio", disparó el abogado de la exvicepresidenta y actual vice. 

Sobre la enemistad que mantenía con su defendida, expresó: "Evidentemente Bonadío con Cristina tenía un fetiche y una cobardía muy grande, cuando no tuvo fueros no le dictó una prisión preventiva. El tipo esperó a que tenga fueros".

"Solamente por la familia, porque las muertes lastiman a los seres queridos, lo lamento en serio. Pero en este caso creo que la muerte le sienta bien, porque va a evitar ser juzgado", sostuvo el letrado.

Y, en ese sentido, agregó: "Yo no me alegro que haya muerto. Hubiera preferido que tenga una larga vida y pagara por todos los atropellos y la persecución que no solo le hizo a Cristina, sino por todos los juicios que armó y toda la gente que metió presa cuando realmente podían haber estado en libertad hasta que tengan una sentencia firme". Para cerra, ironizó: "Hoy la embajada de Estados Unidos va a estar de luto". 

Fuente: El País Digital