Juntos por el Cambio tiene desde el viernes pasado un voto menos en el Senado: la riojana María Clara del Valle Vega, "Clarita", se alejó de la UCR y armó su monobloque, denominado Mediar.

Era de esperar. Los radicales presionaron para que no asumiera en reemplazo de su correligionaria Olga Brizuela y Doria, electa intendente de la ciudad de La Rioja, porque tiene origen peronista, rompió con el gobierno local y se asoció a Cambiemos en 2015.

Hasta 2017 fue diputada nacional y votó cada ley enviada por Macri pero en esta etapa no le confían e intentaron que la justicia no la dejara asumir.

No pudo jurar el 27 de noviembre y recién lo hizo en la sesión del 20, cuando se trató la ley de emergencia económica, que se abstuvo de votar.

"No tuve ni tiempo de leer el proyecto. Me hubiera gustado argumentar, pero estaba con los trámites de mi asunción. Recién hoy pude completar mi legajo", dijo.

Su monobloque se llamará Mediar porque "quiero ser parte de una oposición responsable que acompañe las mejores decisiones para los argentinos. Pero no voy a ser parte del Frente de Todos".

Con su partida, Juntos por el Cambio junta 23 votos entre radicales (15) y PRO (8), por ahora con tres aliados fijos: Claudio Poggi (San Luis), Roberto Basualdo (San Juan) y Juan Carlos Romero (Salta).

25 senadores es lo que hace falta que para bloquear los dos tercios del recinto, necesarios para trámites especiales como nombrar a Daniel Rafecas como procurador general, uno de los desafíos de Alberto Fernández. "Lo voy a hablar con ellos tres. Yo no integro JxC pero quiero tener posturas comunes con ellos", anticipó Vega.

Con la ratificación de Adolfo Rodríguez Saá y Carlos Menem, Cristina Kirchner aseguró 42 senadores, 5 más que el quórum propio y 6 menos que los dos tercios.

No cuenta con José Alperovich, de licencia por la denuncia de violación de su sobrina. Pero en el debate de la emergencia sumó el voto de Alberto Weretilneck y de Carlos Reutemann. La neuquina Lucila Crexell ayudó con el quórum pero votó en contra. 

Si recuperara la banca del tucumano (su licencia vence en julio pero puede renunciar y asumir su reemplazo) Cristina podrá aspirar a los dos tercios sin tener que negociar con radicales y macristas. 

No será una tarea sencilla, porque el trío de aliados de JxC tiene duelos locales con gobernadores peronistas y será difícil que quieran quedar en su misma senada. Al oficialismo le alcanza convencer a dos. 

Fuente: La Política Online