"No hay margen para Tibiemos". Según trascendió, así le dice Patricia Bullrich, presidenta del PRO, a los dirigentes de Cambiemos a los que juzga como moderados o "tibios". Los apuntados son el jefe porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la ex gobernadora María Eugenia Vidal.

La dirigente ultramacrista entiende que Larreta y Vidal no se la juegan y especulan con trascender a Mauricio Macri, dirigente que respalda a capa y espada Bullrich. 

En el caso de Larreta, Bullrich marcó las diferencias públicamente y le pidió mayor determinación para cuestionar al gobierno nacional y al kirchnerismo. Además, la juventud del PRO, que tiró bolsas mortuorias en Plaza de Mayo, para horror de los sectores moderados, suele cuestionar a Larreta en las redes sociales. 

De Vidal molesta su silencio habitual y su falta de definiciones sobre qué hará en el año electoral. Prácticamente no recorre la provincia de Buenos Aires ni apoya los posicionamientos del PRO en casi ningún tema. ¿A qué juega?

En el PRO, algunos especulan sobre los vínculos de Vidal con Emilio Monzó y con Florencio Randazzo, que ahora reapareció. Temen que Vidal esté tentada de integrar un espacio rompa con el macrismo.