El ministro de Economía, Martín Guzmán, volvió a referirse a las negociaciones con el FMI y aseguró que no firmará ningún acuerdo que perjudique a los argentinos. "Queremos que el FMI acepte nuestro programa, que nos va a permitir crecer y pagar. No sirve firmar nada que termine en una crisis peor. No le sirve tampoco al FMI", aseguró. 

"Está claro que en Argentina hay un conflicto estructural de disputas de intereses. La posición que mantienen dirigentes de Juntos por el Cambio, como María Eugenia Vidal y Mauricio Macri, es anti Argentina, en contra de los intereses de la patria", criticó el titular de Economía. Insólitamente (o no...) tanto Macri como Vidal salieron a defender las posiciones del FMI. Vidal incluso llego a pedir que se tome más deuda para pagarle al organismo internacional. 

Además, se refirió a la situación económica: "La actividad viene creciendo, la industria se ha recuperado muy fuerte, la construcción también. Y también se está recuperando el empleo. Se ha logrado administrar uno de los momentos más difíciles de nuestra historia económica, que ha sido la doble crisis". 

"El tema del dólar, lo que estamos viendo es una cuestión comunicacional que alienta una devaluación. Pero lo que se ve es que las exportaciones aumentan, hay superávit comercial, el Banco Central ha comprado dólares. El mercado anticipa con el dólar futuro un dólar a 107 o 108 pesos. Ni el propio mercado ve una devaluación. No va haber ningún salto devaluatorio", confirmó sobre el tipo de cambio.

Y añadió: "Cuando se generan estas ideas de una expectativa devaluatoria, hay quienes suben los precios porque piensan que van a subir. Hay que entender que la inflación tiene múltiples causas: productivas, la falta de divisas; por otro lado, del Estado que no puede contar con más crédito; y la tercer parte tiene que ver con las expectativas. Por eso, estabilizar los precios es una tarea colectiva y comprende también a los empresarios".