En un contexto marcado por la visita de auditores del Fondo Monetario Internacional (FMI) a nuestro país, el ministro de Economía expuso ante la Cámara de Diputados, en un discurso que repasó la negociación con los bonistas, cargó tintas contra el gobierno anterior y el organismo de crédito que volvió a traer Mauricio Macri. “Es importante entender que el FMI es responsable. Es importante no olvidarnos de nada para hacer las cosas bien en el futuro", dijo Guzmán al respecto. 

En ese sentido, agregó que el Fondo "Realizó el préstamo más grande de su historia, un préstamo que no se utilizó en lo absoluto en incrementar la capacidad productiva del país sino para pagar deuda de manera insostenible y para financiar la fuga de capitales", detalló. 

En referencia a la negociación de deuda con los bonistas, el ministro explicó que "Tenemos que tomar compromisos que sí se puedan cumplir", y remarcó la "sostenibilidad" de la propuesta argentina para afrontar los compromisos de deuda. "Nosotros no vamos a permitir que fondos de inversion extranjeros marquen la pauta de la politica macroeconómica", advirtió. 

"Muchas veces se han hecho promesas rimbombantes que después no se pueden cumplir. Si queremos dar un final de página a los ciclos de sobreendeudamiento recurrentes tenemos que tomar compromisos que sí se puedan cumplir", sintetizó Guzmán. En el mismo tono, explicó que apunta a "una estructura productiva diversificada, que permita satisfacer el objetivo de la inclusión social" y una mejor distribución del ingreso. 

En otro fragmento, Guzmán resumió la herencia del macrismo y la crisis de vencimientos a los que se comprometió, como "la consecuencia de un esquema económico que generó optimismo en los mercados financieros internacionales, pero que estuvo muy lejos de ser exitoso para fortalecer el crecimiento de la economía". 

"Se vendió una lluvia de inversiones y la realidad está a la vista, nada de eso ocurrió", criticó y calificó a los fondos que llegaron al país como "capitales de portafolio".