Una de las personas contratadas por la funeraria que estuvo a cargo del velatorio y del traslado de los restos de Diego Armando Maradona, que apareció en una de las dos fotos tomadas junto al cuerpo en el féretro que se viralizaron en redes sociales, pidió "mil disculpas" por lo sucedido y confirmó que fue despedido de su trabajo.

"Estábamos acomodando antes de llevarlo y mi hijo, como todo pibe, levantó el pulgar y ahí se sacó la foto", explicó esta mañana Claudio Fernández, en un intento por justificar la captura de esa imagen, que generó un fuerte repudio social.

Tras asegurar que esa foto, en la que se lo ve junto a su hijo, "no fue intencional" y que tampoco fue sacada con su teléfono, el empleado -que trabajaba contratado en esa casa de sepelios- aseguró que Maradona era su "ídolo" y pidió "mil disculpas" a su familia y a toda la gente.

"Sé que mucha gente se ha ofendido, lo ha tomado a mal, sé que molestó, me están llamando de todos lados", agregó Claudio, quien puntualizó que, entre los muchos mensajes que le llegaron, también hubo "amenazas".

En tanto, Matías Picón, gerente de la funeraria Sepelios Pinier, contó que se comunicó con Villafañe y relató qué le dijo al enterarse lo de las fotografías. En diálogo con el programa radial "Toda Pasión", Picón dijo que apenas tomó conocimiento de lo ocurrido y de la identidad de las personas involucradas, se comunicó con Claudia Villafañe: "La llamé porque es lo que corresponde. Ella estaba muy enojada, me dijo que esto nunca tendría que haber pasado, que es la foto que no querían. Yo le di mis explicaciones y le pedí disculpas".

Y agregó: "Ella estaba furiosa pero me ordenó terminar con el servicio tal como estaba previsto, que es buscar el cuerpo a las 16 y trasladarlo al cementerio de Bella Vista", conluyó el gerente de la funeraria en cuestión.