Este miércoles, cuatro jóvenes de 17 años fueron baleados por la Policía de la Ciudad en el barrio porteño de Barracas y uno de ellos, Lucas González, recibió dos disparos en la cabeza y está internado con muerte cerebral.

"Yo jugaba al futbol con él. No podemos vivir así, le tenemos más miedo a la policía que a los chorros. Veo un policía y no sé lo que me puede pasar", contó uno de los más cercanos al joven baleado.

Jugaba con nosotros en Defensa, desde los 7 u 8 años juego con él. No entendíamos nada cuando decían que eran ladrones y que se habían tiroteado con la policía, sabiendo como es Lucas era imposible", agregó.

Un joven de 17 años se encuentra en grave estado tras recibir un disparo en la cabeza por parte de la policía en un confuso episodio ocurrido en el barrio porteño de Barracas que la familia del herido no duda en encuadrar como un caso de "gatillo fácil" perpetrado por la Policía de la Ciudad.