Visiblemente quebrada, la madre de Fernando Báez Sosa convocó ayer a una marcha al Congreso para el próximo martes para pedir justicia por el crimen de su hijo, asesinado el pasado 18 de enero en la ciudad balnearia de Villa Gesell por un grupo de rugbiers, y reclamó que los detenidos sean juzgados y "paguen por lo que le hicieron". 

"Esta semana me trajeron la valija de mi hijo. No es fácil sacar toda la ropa, olía las remeras y me tiraba arriba ¿por qué le hicieron esto a mi hijo?", dijo, con lágrimas en los ojos, ante los medios que se acercaron a la puerta de su casa. 

Acompañada por su esposo Silvino y por Julieta, la novia de Fernando, Graciela leyó una carta en la que le pidió a la sociedad que se sume a la marcha del próximo martes, 18 de febrero, a un mes del asesinado de Fernando, para "decir basta a la violencia"  y que ese mensaje "se escuche en cada rincón de la Argentina".

Tras leer el texto, la madre de Fernando no quiso hablar sobre la causa, a pesar de las insistentes preguntas de los periodistas por la opinión de la familia sobre la liberación de dos de los rugbiers, Juan Pedro Guarino y Alejo Milanessi, de quienes la fiscal Verónica Zamboni sostuvo que las pruebas "no han permitido vincularlos a la muerte de Fernando".

"No tengo el valor para mirar la tele ni escuchar radio. Nos informamos de todo a través de los abogados. Confío en que se hará justicia, recién ese día mi corazón estará tranquilo", dijo la mujer. Cuando le preguntaron qué sería para ella la Justicia, respondió: "Que paguen, que paguen lo que le hicieron a mi hijo". 

Luego, volvió a convocar a toda la sociedad a la marcha al Congreso. "Espero la concurrencia de toda la gente, que no me abandonen", dijo, y más tarde agradeció a todos: "Tengo el apoyo de todo el mundo. La gente me envía cartas, flores, rosarios, me traen de todo. Estoy pasando un momento muy difícil".

La carta leída por la mamá de Fernando:

"La violencia es un flagelo que arrasa y destruye sin distinción alguna. No hay religión, clase social, nacionalidad, raza o edad que la frene.

Por eso tenemos que decir BASTA de VIOLENCIA, con energía y decisión para que se escuche en cada rincón de la Argentina.

El martes 18 de febrero a las 18 hs. vamos a pedir JUSTICIA por FERNANDO, asesinado brutalmente en Villa Gesell, y por todas las víctimas de violencia. Nos convocaremos en el Congreso Nacional, en la esquina de Rivadavia y Entre Ríos.

Que nuestro mensaje llegue a cada familia y a cada ciudadano que quiera sumarse en esta campaña de condena a la violencia".

Fuente: El País Digital