Con todo el revuelo que armó la resolución para que los mayores de 70 años pidan permiso de circulación durante la cuarentena obligatoria por el coronavirus, una anciana de 85 años salió a tomar sol en una plaza de Palermo y se armó todo un operativo policial. ¡Hacé lo que quieras!

Según imágenes que captó el canal de noticias TN, la mujer estaba en una reposera cuando efectivos de la fuerza le pidieron que volviera a su casa para cumplir con la cuarentena. Todo ocurrió en plena avenida Avenida Libertador.

"Colabore conmigo que necesito tomar sol", se escuchó que le dijo la mujer a los efectivos que la fueron a buscar. "Vuelva a su casa, no la queremos llevar", fue la respuesta que obtuvo quien el sábado pasado había hecho lo mismo, según confirmaron los vecinos.

Con varios efectivos custodiándola y tras la insistencia para que dejara el lugar, la mujer tomó su reposera y cruzó la avenida Libertador con el semáforo en verde. La policía la acompañó hasta su casa y hubo una pequeña discusión al entrar al edificio, pero no fue detenida.

Isolina Dabove, especialista en derecho a la vejez, habló en TN mientras las imágenes mostraban la resolución del tema y dijo que "el derecho de propia decisión implica la responsabilidad en la acción que decido realizar". "Las fuerzas de seguridad tienen que actuar con respeto, informando y educando", avisó.

Eugenio Semino, defensor de la tercera edad, también opinó sobre el hecho de manera inmediata. "Me pareció una escena patética sobre lo que no debe hacerse para proteger. Se ve que la policía no tiene adecuada información de cómo actuar en un momento de este tipo", disparó.

"En un momento dado se había generado un acompañamiento donde la rodearon diversas personas, policías y no la dejaban entrar en su casa. Si no tomamos medida de cómo ayudar a una personas que está infringiendo una norma pero que en definitiva el evitar que lo haga le causa un perjuicio mayor", aseguró Semino.

"Si me tengo que remitir a las imágenes diría que hubo un abuso, maltrato y puesta en riesgo de la integridad de la persona que estaba infringiendo la ley", continuó.