"Sí, no hay ninguna duda, son los peores de la historia", apuntó el ex titular de la UIA, Héctor Méndez, en una entrevista con el medio FutuRock donde fue consultado por la gestión de Cambiemos. En el mismo tono, se auto refirió como un "cómplice silencioso" del gobierno por haber respaldado la candidatura de Mauricio Macri en 2015.

Preocupado por el nivel de endeudamiento y las medidas del Gobierno, Méndez dijo que "El presente es horrible y el futuro incierto", y no descartó votar a la ex presidenta Cristina Kirchner: "Uno va a aprendiendo y se aprende a cualquier edad".

Más adelante, habló del futuro de Precios Esenciales, aseguró que "durará algunos días, nada más", y minimizó el impacto que tendrán las medidas anunciadas, dado que "hay una incertidumbre colectiva y nadie sabe qué hacer".

Respecto del argumento sostenido por Macri que pone a una posible victoria de Cristina Kirchner en octubre como culpable de la inestabilidad cambiaria, el empresario lo desestimó y apuntó contra el Gobierno: "Nunca se va a hacer cargo". A su vez, planteó que "Argentina es un barco sin timón", resumió.

Sin embargo, el extitular de la UIA recordó que respaldó la candidatura de Cambiemos en 2015 por considerar que "era más serio el proyecto de Macri que el de Scioli" y admitió: "me equivoqué".

"La situación es muy grave, la gente está muy entristecida. Es una catástrofe", pintó la actualidad del país Méndez y volvió a la carga contra el discurso de Cambiemos: "En un país con tanto sufrimiento ¿cuál es la razón de querer justificar que esto es lo que la gente quería?".

"La veía a la gente tan alegre en otra época", agregó en otro guiño a los años del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Inmediatamente, continuó en su descargo contra la gestión macrista: "Hay falta de expertos, hay soberbia. Decían que eran el mejor equipo de los últimos 50 años y ahora dicen que no son los peores. ¡Sí, son los peores! ¡No hay ninguna duda de que son los peores!".

Asímismo, Héctor Méndez planteó que hay “esperanza”, y que “siempre hay una salida”, a la vez que alertó sobre la histórica deuda pública acumulada en los tres años de gestión macrista y no se mostró optimista frente a las opciones de las fuerzas políticas a las que definió como "la horca o la guillotina".