Bajo el marco del Plan Proyecto Humanitario 2, el Comité Internacional de la Cruz Roja presentó en Ginebra, Suiza, el informe final sobre el trabajo realizado en las islas Malvinas donde se pudo proceder a identificar a seis excombatientes. Allí estuvieron presentes las delegaciones de Argentina y del Reino Unido, y quien presidió el evento fue el vicepresidente del Comité Internacional, Gilles Carbonnier. Este ex­presó al respecto que “todos los familiares merecen saber qué ocurrió con sus seres queridos. Como parte de nuestro cometido humanitario, nos complace haber prestado apoyo en ese proceso y poner fin a tantos años de incertidumbre”.

Los restos de los seis soldados argentinos corresponden al subalférez Guillermo Nasif; al primer alférez Ricardo Julio Sánchez; al gendarme Juan Carlos Treppoal; y a los cabos primeros Marciano Verón, Misael Pereyra y Víctor Samuel Guerrero.

A principios de agosto media docena de expertos forenses, donde había dos argentinos, llegaron a las islas Malvinas para iniciar lo que fue esta segunda etapa del Plan Proyecto Humanitario luego del primer proceso sucedido hace cuatro años. En esta oportunidad, el equipo coordinado por el Comité Internacional de la Cruz Roja trabajó en una tumba colectiva denominada C.1.10 ubicada en el Cementerio Militar Argentino de Darwin. La labor arrojó la identificación de seis excombatientes.

Este espacio no había sido incluido en el primer proceso, donde se pudieron identificar 115 soldados, ya que no se trataba de una sepultura anónima para ese entonces. A la par de este trabajo, también se procedió a investigar la zona de Caleta Trullo, ya que allí había funcionado un hospital de campaña en tiempos de guerra, pero no se halló nada. Luego de la exhumación, los restos fueron llevados al laboratorio de genética en Córdoba y ahí se realizaron los cruzamientos de información entre las muestras y los perfiles genéticos que aportaron los familiares de los soldados. Ni bien se confirmó, se procedió a notificar a las familias y los restos fueron vueltos a inhumar según la voluntad de cada una de ellas.