La Confederación Argentina de la mediana empresa (CAME) realizó un relevamiento en el cual indicó que la producción de las pymes industriales creció un 36,3% interanual en julio y un 17,9% en comparación al mismo mes de 2019. La suba fue impulsada por la normalización de las actividades, el repunte de las exportaciones y la mejora en el consumo interno, entre otros factores.

Es una noticia que muestra que la economía sigue creciendo y empieza a recuperarse de lo que fue la pandemia por el coronavirus y también los últimos años macristas, donde primó el ajuste y la caída de la actividad. Con la vuelta de la producción y el trabajo, el oficialismo toma confianza de cara a las elecciones. 

El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) elaborado mensualmente por CAME detalló que la actividad industrial pyme creció 3,8% frente a junio de 2021 -con las mayores tasas de variación mensual en Calzado y marroquinería (+19,6%) y Maderas y Muebles (+7%)- y que en el acumulado de los primeros siete meses del año acumuló un alza de 25,7% frente mismo período de 2020 y una baja de 2,3% frente enero-julio de 2019.

Con respecto a las expectativas hacia adelante, un 82,1% de las empresas encuestadas espera que su producción aumente o se mantenga en los próximos meses -31,9% que aumente y 50,2% que se mantenga- mientras que sólo el 7,6% espera que baje, y el resto no sabe.

"En un mercado impulsado por transferencias de ingresos desde el sector público al privado que está ayudando a mover el consumo, la producción de las Pymes Industriales siguió recuperándose", señaló el Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) que releva a 300 industrias pymes de 11 rubros en las ciudades de 21 provincias del la Argentina